Aromaterapia durante el masaje

En los últimos años, las sesiones de masajes se han vuelto cada vez más completas. El hecho de que haya cada vez más masajistas, hace que cada uno deba esforzarse un poco más para captar nuevos clientes o simplemente para conservar a los que ya tienen. Esto hace que, como en todos los sectores en los que hay una clientela (o un grupo de pacientes en este caso) de por medio, haya que mantenerse actualizado con lo que se ofrece, con los precios y con la versatilidad en el servicio que se ofrece.

El caso de los masajes es muy especial, ya que se trata de una disciplina que está ligada por un lado a condiciones médicas. Ya que si en algún momento padecimos alguna lesión o tuvimos que pasar por un kinesiólogo, luego deberemos acudir a sesiones de masajes para la rehabilitación. Por otro lado, si tenemos contracturas posturales o simplemente queremos relajarnos luego de un día, una semana o un momento de tensión, también podemos acudir a un masajista para que nos alivie las contracturas y tensiones.

Cualquiera sea el caso en el que nos veamos enmarcados, la realidad es que un masaje tiene el fin de relajar y distender las tensiones que se ocasionaron de alguna u otra manera. Teniendo en cuenta este fin, podemos decir que la aromaterapia es un complemento que hará de nuestra sesión un momento más agradable aún.

Existen distintos tipos de prácticas para la aromaterapia. Por un lado la que se aplica directamente al cuerpo y a las zonas afectadas a través de aceites esenciales que, al ser frotados por el cuerpo liberan un perfume que ayuda a la relajación y libera las tensiones. Por otro lado, esos mismos aceites esenciales pueden ser utilizados para aromatizar el ambiente a través del calor. Finalmente, podemos contar con los inciensos y sahumerios que aromatizan el ambiente y nos predisponen para encarar la sesión de masajes en sintonía con un ambiente calmo y relajante desde el inicio.

You may also like